lunes, 6 de septiembre de 2010

Un verso para Javier y Noelia







Y cuando la noche respire suave

y los suspiros sean melodías lejanas,

deja que el oleaje de la ternura

embellezca el brillante velo de sus canas.


Por ello hoy te digo,

mi buen y fiel amigo.


Haz, de los sonidos deliciosos

del viento,

un poema de amor para Noelia




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada